Se realiza hoy un conversatorio de equipos técnicos de todas las oficina de violencia intrafamiliar

Lanzado de lleno en la capacitación de sus recursos humanos para afrontar la problemática de la violencia de género en todas sus formas, el Poder Judicial diagramó para este mes una serie de actividades con motivo de recordarse el próximo 25 el “Día de la No Violencia o Eliminación de Toda Violencia Contra la Mujer”, fecha instituida por la Organización de las Naciones Unidas en homenaje a las tres hermanas dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leonidas Trujillo, del que eran opositoras.


Para hoy a las 16.30 está previsto en la sede de la Escuela Judicial un Conversatorio de equipos técnicos de todas las oficinas de violencia del Poder Judicial, que es de carácter obligatorio, con el propósito de verificar el modo de intervención en casos de violencia, evaluar como se utilizan los recursos en la atención a la víctima,capacitarse interdisciplinariamente sobre los tópicos a seguir en la elaboración de informes de riesgo, y unificar - siempre que las realidades de cada una de las circunscripciones judiciales asi lo amerite,- criterios de intervención. La idea es avanzar en la elaboración de un protocolo de intervención dentro del Poder Judicial.


La actividad está dirigida a psicólogos, asistentes sociales y abogados que trabajan en todos los equipos técnicos, quienes ya enviaron sus respectivos trabajos explicando el modo en que se trabaja desde que la víctima se presenta a la oficina o bien realiza una denuncia telefónica y como se va trabajando en cada etapa. El objetivo es profundizar estos puntos para elaborar conclusiones que permitan mejorar las prácticas de intervención en consonancia con los principios que la legislación establece.


La segunda actividad tendrá lugar el viernes 23, en el marco de una jornada estrictamente de capacitación para jueces, funcionarios , relatores y asistentes . Uno de los objetivos de este proceso de formación que ya está en marcha, es capacitarse en género, para asi poder juzgar con esa perspectiva, entendiendo sus implicancias. En la jornada se abordará lo que significa juzgar con perspectiva de género, para luego analizar fallos con la intervención de magistrados de los distintos fueros , penal, laboral, electoral , contencioso administrativo y de familia.


Se busca consolidar la capacitación interna para formar recursos humanos altamente entrenados y calificados para dar respuestas satisfactorias entendiendo que el poder judicial presta un servicio esencial, el de justicia.


Detrás de este cometido, el Poder Judicial de Formosa está llevando adelante un trabajo cada vez más consolidado que apunta a la educación y la intervención oportuna y decidida ante situaciones de violencia.



Trabajar en la prevención, un salto de calidad



La presidenta del Tribunal de Familia, doctora Silvia Teresa Pando subrayó la importancia capital que tiene toda iniciativa dirigida a capacitar los recursos humanos para que la intervención del Estado sea con eficiencia y eficacia.


Señaló asimismo que la solución al problema no debe limitarse solo a la sanción como resultado final, sino a la prevención para evitar la consumación del hecho no deseado, y en este sentido, apostó por dar un salto de calidad abordando la problemática desde su raíz, ya que uno de los objetivos de la ley 26485 precisamente tiende a promover y garantizar la remoción de patrones sociocultrales que sostienen la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre las mujeres.


“La ley establece principios rectores, entre los cuales nos solo están los de actuar mediante la adopción de medidas concretas,sancionando las conductas antijuridicas,sino también prevenir. La prevención se logra esencialmente desde la educación. Entonces este año el trabajo que estamos realizando tiene ese enfoque: la formación interna de los recursos del Poder Judicial porque estamos convencidos que solo capacitándonos avanzamos, primero para entender la problemática, segundo para saber como intervenir y tercero para coordinar esfuerzos y recursos en la intervención, es en este sentido que hablo de educación”, explicó la magistrada, tras recordar que la violencia de género es un tema que afecta a todo nivel y de todas maneras.”La transversalidad del fenómeno, nos exige que todos los jueces y todos los efectores de Justicia estemos capacitados, de hecho el Poder Judicial lo viene haciendo ya sea a través de cursos que damos desde la Oficina de Violencia o de la Oficina de la Mujer. Por eso este año nos dedicamos a nosotros mismos, no solo los jueces sino también todos los que están de algún modo involucrados en la decisión para formarnos y capacitarnos en lo que significa juzgar con perspectiva de género”, enfatizó.



Juzgar con perspectiva de género



La titular del Tribunal de Familia se refirió al tema de la jornada y la importancia que reviste capacitar a los jueces y juezas en perspectiva de género, pues ello apunta a formar un perfil de juez que colabore en la construcción de un modelo de sociedad igualitaria. Este desafío involucra a jueces y funcionarios de todos los fueros, en el entendimiento que esto implica darse cuenta que al momento de tomar una decisión, no debe pasarse por alto si se advierte una desigualdad en que se coloca a la mujer, o si se la la discrimina por el solo hecho de serlo,siendo necesaria la visión de género para entender la importancia que tiene , en una sentencia, revertir cualquier situación que implique subordinación, siendo imperativo restablecer la igualdad. Esto no solo debe ser asi al momento de juzgar un caso de violencia de género sino en todos aquellos casos que involucran a las mujeres y donde se reproduce una relación desigualitaria , por ejemplo en un reclamo laboral,o de ejercicio de derechos electorales.
Para avanzar en este camino la jueza Pando volvió a remarcar la importancia que tiene la formación de los recursos humanos para erradicar patrones socioculturales que siguen sosteniendo la desigualdad de género y las relaciones de poder sobre las mujeres, que están en la matriz del problema y que dan base y estructura a un modo de ser que es aceptado social y culturalmente pero que, sin embargo, no es justo y debe ser modificado.


En esta línea, auguró un futuro promisorio porque en su opinión las nuevas generaciones tienen mucha mas claridad y están involucradas en lograr esos cambios.


Respecto a esto, destacó que los jueces cuentan con una herramienta fundamental, que es la sentencia, decisión que si bien está dirigida al conflicto individual, marca un camino direccionado hacia dicho cambio.


“Tenemos que capacitarnos, entender lo que significa la perspectiva de género, con todas sus implicancias, para así abordar los casos que diariamente estamos llamados a resolver, de un modo adecuado. El camino está iniciado y en nuestro Poder judicial muchos jueces y juezas ya venimos trabajando de esa manera, pero estamos ahondando en esto porque todos tenemos que pensar que no es un tema del Tribunal de Familia, ni siquiera la violencia de género es exclusivamente del fuero de Familia, es de todos los fueros, y donde aparece el problema el juez está obligado a intervenir.



Pando: “El panorama es muy alentador”


La jueza opinó que en materia de género la sociedad avanzó mucho, sobre todo en lo referido al conocimiento de los derechos, lo cual constituye la llave para crecer y mejorar cualitativamente.


“Se avanzó en que todos conocen mas sus derechos, pero lo que no logramos todavía es conmover, en el sentido de mover la estructura, esa matriz,que origina violencia. A veces parece que cada vez hay más violencia, más violencia de género, es decir se siguen haciendo cosas que todos sabemos que están mal, se repiten en una familia conductas violentas por mas e una generación, las que necesariamente se reproducen luego en la escuela, los lugares de trabajo y demás ámbitos donde las personas se desenvuelven. Ahí te das cuenta que se trata de patrones socioculturales que van a tardar generaciones en modificarse,pero lo que importa es que desde hace un tiempo como sociedad nos dimos cuenta que es imposible seguir permitiendo la violencia en cualquiera de sus manifestaciones, y nos pusimos a trabajar para erradicarla.


Opinó en tal sentido que el problema es ancestral, presenta muchas aristas para su análisis, pero la clave esta en la educación."En mi opinión,la educación es la clave para todo. Conocer nuestros derechos, cómo podemos ejercerlos, educar a nuestros hijos en valores, , que tenemos derecho a vivir una vida sin violencia, ademas de otros derechos fundamentales, a la postre impacta positivamente en la sociedad, que se vuelve mas justa y equitativa. A modo de ejemplo, nosotros notamos en nuestro trabajo cotidiano, que muchos desconocen que la violencia no es solo la física, y en las audiencias debemos deternernos en explicar los alcances de las distintas modalidades, por ejemplo la violencia psicológica, la sexual, la económica o patrimonial, incluso la simbólica.. recién a partir de que entienden esto, puede uno pensar en modificar una conducta, remarcó la magistrada, quien valoró y destacó los avances logrados en materia de legislación, como es el caso del Código Civil que puso en escena cuestiones que antes eran soterráneas, otorgando herramientas a los jueces para una mejor resolución del conflicto.


En cuanto al incremento de casos de violencia contra la mujer, la jueza opinó que se trata de un fenómeno que es general, abarcativo de toda la sociedad, que hoy está en una suerte de ebullición, de efervescencia constante.


En relación al rol de la Justicia en este contexto tan desfavorable, recordó que los jueces son los últimos en intervenir, una vez que el hecho está consumado. “Los casos han aumentado, y se presentan muy complicados pues pues hay cuestiones económicas que inciden, hay situaciones de salud mental,o de adicción, que nos obligan a buscar soluciones creativas que permitan no solo el cese de la violencia, sino tambien mantener las medidas adoptadas, y que la familia pueda pacificarse. Pero también, y esto a favor, hay más conocimiento y esto me está indicando que vamos en el buen camino, y que no hay modo de volver atrás”, subrayó.


Consideró sin embargo que a este derrotero ya iniciado hay que apuntalarlo para que los cambios se produzcan cuanto antes, pese a que esto tarde o temprano va a suceder como algo natural por las nuevas generaciones que tienen otra manera de pensar y actuar.


En este contexto, opinó que el panorama es muy alentador, ampliamente favorecido por la plataforma legislativa de la que hoy se dispone, sumado a la permanente capacitación, a las campañas de difusión y el nivel de concientización existente.


Asimismo, valoró todo el trabajo preexistente desarrollado por las generaciones pasadas y subrayó: “A veces pienso que por ejemplo, para que hoy yo sea jueza,o vote, muchas mujeres tuvieron que luchar y reclamar a fin de que sus derechos sean reconocidos. Poder votar, poder acceder a la universidad,poder obtener igual salario por igual trabajo, en fin, la historia es una muestra acabada que siempre los grupos vulnerables tuvieron que presentar batalla para que derechos elementales le sean reconocidos.." Cuando pienso en eso, creo que así como antes lo hicieron otros, ahora es nuestro tiempo , debemos involucrarnos todos, en el lugar que ocupemos y en nuestro diario quehacer, en erradicar todo tipo de desigualdad. . Estoy convencida que vamos por el camino correcto , concretamente desde el Poder Judicial, donde venimos trabajando desde hace tiempo con logros que están a la vista”, concluyó.

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email

Usuarios online

Hay 75 invitados y ningún miembro en línea